¿Por qué los niños también sufren depresiones?

Los niños como los mayores sufren de depresiones, así lo argumentan los estudios sobre psicología infantil. Al igual que los adultos los niños sienten estrés, ansiedad y por diversas cuestiones o factores se entristecen.

De igual forma, asuntos como el divorcio de los padres, discusiones en la familia, cambios de hogar, de escuelas, la pérdida de seres queridos, limitaciones en diferentes esferas dela vida, pueden provocar en ellos trastornos depresivos.

Por lo regular cuestiones económicas no son factores que los afecten, pues no disponen del conocimiento necesario para comprender cuándo la situación empeora o cuando hay más solvencia, pero las consecuencias que estos recortes pueden traer sí son evidentes en el desarrollo del niño.

Por ejemplo, cuando él ve que los amiguitos o compañeros de escuela tienen acceso a elementos que sus padres no les pueden comprar, tienden a sentirse minimizados y ello los puede afectar.

Así mismo, sienten indiferencia cuando se siente predilección por otros alumnos en el aula, u otros son capaces de desarrollar habilidades ya sea en el deporte o en otras materias en las que ellos necesariamente no tienen un por qué ser buenos.

Lo cierto es que como los mayores los niños sufren depresiones y también necesitan ayuda , no solo de sus padres y las personas que conviven con ellos, sino también de un psicólogo.