Libros de autoayuda: ¿útiles o innecesarios?

Cada día millones de personas se enfrentan a situaciones con las que no saben lidiar. A veces se trata de un divorcio, otras es la pérdida de un ser querido, en otros casos se adquiere un dura enfermedad o simplemente una persona se puede deprimir.

Son muchísimas las causas que hacen que las personas se sientan perdidas, eso cada vez forma parte de la vida cotidiana.

Cada quien encuentra maneras propias de lidiar con sus problemas. Algunos entran en negación, otros se gastan mucho dinero en el terapeuta y otros buscan la solución en los libros.

Muchas librerías tienen grandes sesiones dedicadas específicamente a la autoayuda. Libros de todos los tamaños y colores repletan los estantes y se venden cada día para que las personas busquen en ellos respuestas a sus conflictos. Estos libros son muy criticados por sectores intelectuales y escépticos que los descalifican completamente, pero lo cierto es que tienen alta demanda en el mercado.

Y es que leer un libro es una forma muy privada de intentar resolver un problema. Nada de visitas a un terapeuta y extraños tratamientos homeopáticos. Simplemente se trata de buscar qué tiene que decir una persona x sobre un tema x para que otra persona x enfrente su problema.

Criticables o no, lo cierto es que muchas personas han encontrado en los libros de autoayuda el apoyo que necesitaban para resolver un problema y se han levantado de una gran caída y seguido adelante con sus vidas. De algo sirven, definitivamente.

Uno de los libros de autoayuda que recomiendan algunos lectores es Poder sin límites, escrito por Tony Robbins. Este volumen se dedica a analizar lo que el autor denomina como ciencia del desarrollo personal. Es una especie de guía que ayuda al lector a buscar lo que desea y no encuentra dentro de sí mismo y una vez encontrado cómo trabajar para conseguirlo y armonizar con los demás.

Pero más allá de las grandes listas de libros de autoayuda muchas personas encuentran lo que necesitan en otras lecturas no destinadas precisamente a esos fines. Se trata de libros que de alguna manera llegan muy profundo en el lector y lo hacen reflexionar y hasta cambiar su modo de vida.

Cada quien sabrá donde encuentra el apoyo que necesita, por eso los libros de autoayuda no deben ser satanizados, simplemente forman parte de la diversidad que nos rodea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *