Las carpas plegables baratas son lo máximo para pasar las vacaciones

Pues sí, las carpas plegables baratas son lo máximo. Y os voy a contar por qué:  este año, cuando planifiqué mis vacaciones de verano, le comenté a mi marido que quería algo distinto. “Ya basta de conformarse con estar en nuestra piscina todo el día, cocinándome bajo el sol como una salchicha. Tengo un montón de libros que leer en mis vacaciones, así que quiero estar cómoda”, dije textualmente. Él comenzó a reírse y me dijo que me daría una gran sorpresa el mes próximo.

Pasaron los días y comencé a vigilarlo muy de cerca, porque no podía imaginar cuál sería la susodicha sorpresa que me tenía preparada para complacerme un poco (que me lo merezco, vamos). No tenía idea de lo que planeaba, porque no hizo en los días que siguieron nuestra conversación ninguna salida inusual de la casa a alguna tienda o supermercado cercano. Tampoco lo oí por teléfono haciendo ningún pedido.

Cuando ya no me aguantaba más la curiosidad, le pregunté cuándo pensaba “sorprenderme” y me dijo que inmediatamente. Me llevó a nuestra terraza y allí estaba mi regalo, tan reluciente y hermoso. Era nada más y nada menos que una carpa de jardín plegable. La había comprado por Internet en una tienda online. La trajeron esa mañana y él mismo la armó en la terraza.

De más está decirles que quedé sumamente contenta y sorprendida de que mi marido haya tenido el buen tino de regalarme justo lo que yo quería para mis vacaciones (aunque yo misma no lo había pensado).

La carpa ha sido la sensación del verano en casa, incluso invitamos a nuestros amigos a que pasaran tardes con nosotros en casa, con la promesa de que redecoramos nuestra terraza con una carpa en la que podíamos refugiarnos del sol inclemente del verano. Ahora tengo la tranquilidad de que mis hijos no se expondrán a una insolación, ya que la carpa los tapa mientras juegan a la orilla de la piscina. Además, siempre los cubro (mi esposo dice que demasiado) con protector solar de la mejor calidad. Las pieles infantiles son muy sensibles, por lo que todo cuidado es poco, siempre se lo digo a mis amigas con niños más pequeños, porque lo sé por experiencia con los míos.

Ya decidimos que cuando se acabe el verano la carpa plegable se guardará durante unos meses. Así la protegeremos de los vientos que vendrán, y el año próximo disfrutaremos de ella con el mismo entusiasmo, seguro que sí.

Gracias a Ciao, donde hemos leído las opiniones Tecnocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *