La poesía en la historia.

Las epopeyas homéricas son los poemas más antiguos que poseemos. Pero no pueden ser considerados la más antigua poesía griega, su estructura es demasiado complicada y además contiene muchos rasgos que son incompatibles con el retrato del poeta, escéptico y frecuentemente frívolo de sus epopeyas.

El poeta en un principio era considerado como “vate”, como profeta sacerdotal inspirado por Dios. Los defectos físicos expresan la idea en tiempos primitivos de que los artistas debían salir de las filas de aquellos que eran inútiles para la guerra.

La poesía de la época primitiva se compone de fórmulas mágicas y sentencias de oráculo, de plegarias y oraciones, de canciones de guerra y de trabajo. Estos géneros tienen de común el hecho de ser poesía ritual para las masas. Los cantores eran ajenos a la diferenciación individual, eran anónimos ya que cantaban para la comunidad expresando ideas y sentimientos comunes a todos.

 

La poesía heroica. Al iniciarse la edad heroica, la función social de la poesía y la situación social del poeta cambian radicalmente. La concepción profana de la aristocracia guerrera, hace que la poesía salga de su anonimato y pierda su carácter ritual colectivo. Los “héroes” (rey y nobles de los tribus aqueas), dan su nombre a esta edad, son piratas y ladrones y se sienten orgullosos de ello. Sus canciones son profanas y la leyenda troyana (obra cumbre), no es más que la glorificación de sus acciones.

Su libre e irreverente visión del mundo es consecuencia de sus victorias guerreras y del cambio brusco cultural que experimentan.

Puesto que en su mundo todo se consigue con la fuerza corporal, el valor y la habilidad, para ellos todo se convierte en motivo de lucha y objeto de aventura personal.

Con esta evolución la poesía de la edad heroica, deja de ser de masas, popular y lírica. No tiene ya el cometido de excitar a la lucha sino de entretener los héroes después de ella, aclamándolos y ensalzando sus nombres pregonando y eternizando su gloria.

Tienen su fin en el afán de gloria de la nobleza guerrera, el renombre y el paso a la posteridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *