La mente más inquieta del mundo

Ser comerciales del grupo planeta sin dudas requiere tener la mente inquieta. Lo digo porque a veces se tiene el falso criterio de que cualquiera puede hacer este trabajo. Y no todo el mundo tiene la agudeza de mente y la capacidad de reacción que se necesita para trabajar de comercial. Estas personas tienen que ser muy despiertas, andar siempre a la vida y no dejar que se escapen las oportunidades.

Por eso cuando me hablaron de convertirme en comercial lo pensé dos veces porque sé que necesito mucha preparación para hacer este trabajo. En primer lugar se necesita un talento innato para interactuar con otras personas y llegar a acuerdos favorables para las dos partes. Pero esto no es suficientes. Hay muchas herramientas de márquetin y comunicación que no se aprenden improvisando, sino que se deben estudiar.

Para ser comercial hay que dedicar un tiempo previo para adquirir estos conocimientos y desarrollar las habilidades que se necesitan. Por eso no quise aceptar la propuesta sin haberme preparado antes lo suficiente. Creo que fue una decisión muy prudente y que en el futuro podré ser un buen comercial. Solo necesito concentrarme y dedicarle tiempo al estudio del mundo de las ventas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *