La cultura que arrasa en el mercado español

Para los entendidos en el tema no es ninguna sorpresa el hecho de que los patinetes tecnocio hayan copado el mercado español actual. Estos vehículos, para suerte del medio ambiente y alegría de los ecologistas, se están vendiendo requetebién. Lo mejor es que no tienen un público específico, o sí, su público específico es todo el mundo. Uno sale a la calle y se encuentra a un niño en su patinete, avanza unas cuadras y se tropieza luego con un ejecutivo, más adelante se ve a un médico y así se nos descubre que todo el mundo se siente atraído por los patinetes.

Y es que con este calor resulta mucho más cómodo andar en un patinete que meterse en las multitudes del metro o los buses. A mí por lo menos no hay quién me agarre metido en semejantes tumultos. Prefiero andar a mi ritmo, tranquilamente en un patinete eléctrico. Además, si uno sale con tiempo de casa puede llegar temprano a cualquier sitio sin matarse del apuro.

La vida en estos tiempos es muy acelerada, pero uno debe encontrar la manera de calmarse un poco y disfrutar más el día a día. De lo contrario se puede enfermar de los nervios.