Conoce y aficionate al arte culinario

Confieso que antes el momento de la cena era para mí un episodio del que había que salir rápido. Alimentarse en poco tiempo para seguir de parranda. Pero con la madurez he aprendido a disfrutar de este acto tan placentero. El otro día tuve una experiencia muy especial en el Restaurante Casa Carmen Sevilla, un sitio que me llamó la atención porque sabe combinar calidad y precios.

Cuando uno aprende a apreciar lo delicioso de la buena mesa transforma completamente su vida. Claro que la economía se afecta porque hay que sumar al presupuesto mensual el dinero para ingredientes y especias. Porque cocinar en casa tiene sus encantos. Uno se pone a buscar recetas y aparecen maravillas. Uno quiere entonces hacerlas todas y no sabe por donde empezar.

Por suerte cuando vamos a restaurantes y comenzamos a probar platillos nos hacemos una idea más completa de lo que le agrada más a nuestro paladar. Porque a veces uno ve algo que le resulta muy atractivo y cuando le prueba se da cuenta de que no le agrada.

No obstante, yo soy de esas personas que gusta de educar a su paladar a sabores nuevas y a distintas combinaciones de especias.